Cofradía del Santo Sepulcro

La Quinta Angustia

Antonio de Amusco, 1602

Procesiones en que puede verse

JUEVES SANTO
Quinta Angustia

Descripción

Realizada por Antonio de Amusco en 1607, su devoción se documenta en la ciudad de Palencia desde finales del siglo XVI. Esta escultura viene a copiar el modelo creado por Juan de Juni en la Virgen de las Angustias de Valladolid, la cual desde fechas cercanas a su ejecución también era conocida como “Virgen de los Cuchillos”, por lo que portó sobre su pecho hasta la restauración y eliminación de los mismos en 1971. La imagen palentina está claramente inspirada en la obra de Juan de Juni, aunque su disposición es invertida con respecto a la original. Existe la posibilidad de que Antonio de Amusco quizás se inspirase en el grabado de Juan de Roelas, activo en Valladolid entre 1598 y 1602, realizado en fechas cercanas a la ejecución de la virgen palentina. En dicho grabado la imagen vallisoletana ya aparece representada con los cuchillos sobre el pecho. En la última restauración acometida a la imagen palentina a lo largo del 2006, al igual que ocurriera con la imagen de Juni, se han suprimido los cuchillos sobre su pecho. Estos elementos seguramente fueron originales de la talla, la cual estaría proyectada desde su creación con ellos dispuestos sobre su pecho. Además redunda en esta idea el hecho de que en 1604, cuando se redacta la Regla de la Cofradía de Jesús Nazareno de Palencia, se diga en el Capítulo 28, que el paso de Virgen que cierre la procesión de dicha penitencial, sea una imagen de las Angustias con siete espadas, que probablemente siguiera el modelo de la Quinta Angustia. Esta imagen de la Virgen de los Cuchillos o de las Angustias es ya citada en el inventario de 1674 “con su cruz y dos espadas”, símbolo de las Angustias al menos en el entorno vallisoletano, llegando hasta en pequeños detalles como son estos su similitud con la original vallisoletana en la que se inspira. En 1740, los franciscanos donaron una capilla en su iglesia a la cofradía. Entonces, los frailes autorizan a los cofrades a colocar en la capilla “el retablo y las imágenes del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Cuchillos y San Francisco con sus llagas y las demás imágenes que en adelante tuvieren”. El retablo tendría la habitual disposición de la Virgen en la hornacina central y el cuerpo yacente de Cristo en el banco del mismo. El catálogo de obras conocidas de Antonio de Amusco, le presenta asentado en Palencia y trabajando en tierras de las actuales provincias de Valladolid y Palencia, al menos desde 1607 a 1637. Entre estas realiza varias para cofradías penitenciales. En Palencia son obra suya la imagen de la Quinta Angustia, San Francisco, y el primitivo Cristo titular del Santo Sepulcro, todas ellas para la Cofradía del Santo Sepulcro. En 1621 la Cofradía de Jesús Nazareno de Villalón le encarga un paso del Despojo de las vestiduras de Cristo antes de ser crucificado, que desafortunadamente no se ha conservado.