Cofradía Jesús Nazareno

Nuestro Padre Jesús Nazareno

Tomás de la Sierra, 1717

Procesiones en que puede verse

VIERNES SANTO
Silencio y Penitencia

VIERNES SANTO
Los Pasos

Descripción

Escenifica a Cristo caminando con la cruz a cuestas en su ascensión al Calvario, aunque su iconografía primigenia correspondía a la quinta estación del Vía Crucis: el momento en que los romanos reclutaron a Simón de Cirene para que ayudase a llevar la cruz ante el agotamiento manifiesto del reo. Se trata de una imagen de vestir, con cabeza y manos realizadas en madera policromada y ataviada con la túnica de la Cofradía ricamente bordada, que sostiene la cruz sobre su hombro izquierdo. El realismo del rostro es acentuado por una cabellera de pelo natural, postizo barroco que potencia el efecto dramático de esta obra, de gran devoción en la Semana Santa palentina, y cuyas andas son llevadas a hombros por los cofrades descalzos desde el siglo XIX. Realizada por Tomás de Sierra para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, fue presentada en el Cabildo del 14 de febrero de 1717, recibiendo el escultor riosecano 600 reales por ella. Corresponde a una obra de madurez dentro de su producción artística, posterior a la recomposición que hiciera del Paso de Longinos de Medina de Rioseco (1692) y a su más afamada obra, el retablo de la Iglesia de Santiago (1704) de la citada villa vallisoletana. Inicialmente la figura del Nazareno se acompañaba de la imagen del Cirineo, talla igualmente de vestir que fue retirada del paso en 1955 y cuya cabeza exenta aún se conserva. La imagen se guarda en su capilla primitiva, desplazada al lado de la Epístola desde su emplazamiento original en el retablo del testero que construyera Pablo Villazán en 1716, siguiendo trazas del arquitecto y ensamblador palentino Gregorio Portilla, y que ahora ocupa el nuevo paso de Víctor de los Ríos, que incluso sustituyó a este Nazareno Viejo como imagen titular de la Cofradía.