Archicofradía de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli

Cristo de Medinaceli

Anónimo, s. XVII

Procesiones en que puede verse

MARTES SANTO
El Prendimiento

JUEVES SANTO
El Indulto

Descripción

Obra de talla completa de finales del siglo XVII, realizada probablemente para una capilla u oratorio privado de reducidas dimensiones y seguramente tallada tras la llegada de la imagen de Jesús Nazareno al convento de los Trinitarios de Madrid en 1682. La imagen de Jesús Nazareno, tras haber ya sido presentado al pueblo en el balcón de Pilatos, maniatado, con túnica y coronado de espinas, esperando tomar la cruz para iniciar el camino hacia el Calvario es conocida normalmente como Jesús Nazareno, Cautivo, Rescatado o de Medinaceli. Este Cristo palentino, a pesar de ser de talla completa, está realizado para ser vestido. Posee una túnica de talla, en la cual sobre el pecho está tallado y policromado el escapulario trinitario formado por la Cruz Trinitaria de travesaño horizontal azul y vertical en rojo. Aunque se le venera, al igual que su homónimo madrileño, con pelo natural, bajo éste se oculta una cabellera tallada. Cuando está en su altar, como cuando sale en procesión, luce un rico ajuar compuesto por túnica, cíngulo dorado, escapulario trinitario y corona metálica de espinas. Hoy en día esta escultura se conserva en un retablo rococó que en origen estaría dedicado a San Pedro Regalado, tal y como parecen indicar los relieves sobre la vida de dicho santo que en él se representan, y que probablemente proceda del desaparecido Convento de San Buenaventura. Esto ha inducido a sospechar la posible relación o procedencia de la imagen de este monasterio. Ello puede ser descartado, ya que la imagen de Jesús seguramente esté relacionada con la Cofradía de la Santísima Trinidad de la parroquia de San Miguel, que poseía una ermita o capilla en el Colegio de los Niños de la Doctrina. Es lógico pensar en la relación entre la Orden de los Trinitarios y los miembros de la cofradía de la Santísima Trinidad de la parroquia de San Miguel. Esta posible relación de momento no puede ser concretada, pero en el Libro de Visitas e Inventarios de la iglesia de San Miguel de 1770 a 1971, se documenta la localización de la imagen de Jesús Nazareno en diferentes ubicaciones dentro del templo. En la visita de 1784 se pide expresamente “que se quiten inmediatamente los dos altares de Nuestra Señora del Populo y el del Santo Eccehomo, como también otros altares con sus retablos que están al testero de los pies de la Iglesia. El 6 de mayo de 1837 el Vicepresidente de la diputación solicita información sobre las cofradías hermandades de la ciudad de Palencia al Gobernador Eclesiástico. La Secretaría de Cámara contesta el 20 de mayo del mismo año y entre otras cofradías de la parroquia de San Miguel señala la existencia de la Cofradía del Ecce Homo, que no posee bienes y realiza sus cultos al pedido entre los devotos. En los inventarios parroquiales no aparece la imagen del Nazareno denominada con la advocación de Jesús de Medinaceli hasta el año 1948, momento en el que se la localiza en la capilla de la virgen de la Salud sobre una sencilla mesa. En octubre de 1966 se incendia la parte de los pies del templo, lo que implica varios cambios en la disposición de los retablos de la iglesia de San Miguel y la redistribución de las imágenes dentro del templo. En el inventario parroquial de 1971 se dice que la imagen se conservaba en la capilla de San Juan en un retablo neogótico.