Cofradía Penitencial y Sacramental de la Santa Vera-Cruz

Jueves Santo | 19:30 h.

La Oración del Huerto

Recorrido
Vera Cruz, Obispo Manuel González, Pza. S. Pablo, Pza. León, Mayor, Ignacio Martínez de Azcoitia, Secretario Vázquez, Pza. Mayor, Pza. de la Sal, Joaquín Costa, Colón, Becerro de Bengoa, Mayor, Pza. León, Pza. S. Pablo, Obispo Manuel González, Vera Cruz.

Actos
[19:30] Salida. Palacio de la Santa Vera Cruz.
[20:30] Saludo a Nuestro Padre Jesús Nazareno. Capilla de Jesús Nazareno.
[21:00] Saludo a la Virgen de la Piedad. Iglesia Penitencial de San Agustín.
[22:15] Canto del Ave María. C/ Mayor (soportal del Casino).
[23:30] Despedida. Palacio de la Santa Vera Cruz.

Marcos de Interés
[21:30] C/ Ignacio Martínez de Azcoitia.
[22:15] Cuatro Cantones.
[23:00] Plaza de San Pablo.

Una vez finalizados los Santos Oficios del Jueves Santo, cuando Jesús ya mora en los Monumentos eucarísticos que se diseminan por todos los templos de la ciudad, en los alrededores de la sede de la Cofradía de la Vera Cruz ya comienza a agolparse el gentío que, ávido de procesiones, empieza a ver desfilar la imaginería que, alumbrada por los cofrades, intenta relatar los principales momentos de la Pasión acaecidos en la conmemoración de esta tarde. Es este uno de los dos momentos especialmente significativos en la procesión por el interés que despiertan los pasos más espectaculares: “Nuestra Señora de la Vera Cruz” y el “Lignum Crucis”. El otro gran momento ocurre cuando, en los Cuatro Cantones, ambos pasos deben ser izados para salvar el obstáculo que suponen los bolardos, ante el aplauso y admiración del numeroso público que se concentra en la zona. Muy cerca, hecho un silencio que estremece ante tanto bullicio, una voz angelical entona el Ave María en honor a la Virgen. Ya de vuelta a su sede, la Cruz y la Virgen se encuentran, se saludan, y se despiden, en un acto que, por su emotividad, hace saltar las lágrimas del creyente y del devoto. Una vez más, la cruz verdadera ha recorrido nuestras calles, dando testimonio de la mayor de las historias de amor.

ESENCIA

De la PROCESIÓN DE LA ORACIÓN DEL HUERTO existen referencias desde inicios del siglo XVI, aunque entonces se llamaba procesión del Jueves de la Cena, y desde siempre fue considerada la procesión de Regla de la Cofradía de la Vera Cruz. Por ello, podríamos afirmar, con casi total seguridad, que es la más antigua de las procesiones penitenciales de la ciudad, y que al menos, desde 1524, se ha venido celebrando ininterrumpidamente, salvo en periodo de guerra. El libro de Reglas de la Cofradía de la Santa Vera Cruz de 1572 nos la describe así: “Primeramente saliendo de San Pablo iremos a la iglesia de la Piedad, de allí a Santa Marina, al Hospital de Señor San Antolín, y de allí, por la plaza y zapatería vieja a Señor San Miguel. Y de allí, por Barrio Medina, fuera la puerta de San Sebastián por la una parte del humilladero y por la otra entraremos por la puerta del Mercado, y por la calle Mayor hasta la calle de Nuestra Señora de las Candelas derechos a San Lázaro y Santa Clara. Y de allí atravesaremos los Cuatro Cantones e iremos a san Salvador de la Compañía de Jesús. Y de allí por la misma calle volveremos a la calle Mayor e iremos al monasterio y casa del Señor San Francisco y entraremos de camino por la Misericordia. Y luego seguiremos nuestra vía por la dicha calle del monasterio y casa de Señor San Pablo do salimos y a nuestro palacio”. Quizás por su larga historia es, en la actualidad, la procesión que más pasos saca a la calle, todos ellos aportados por la cofradía organizadora, bien de su propiedad, o bien cedidos por la Iglesia Conventual de San Pablo.

Primer gran desfile procesional de la Semana Santa Palentina en el que se ponen en la calle once pasos, entre los que se encuentran los tronos más grandes y voluminosos de la ciudad, que discurren principalmente por la calle Mayor de Palencia. Procesión atractiva por la numerosa cantidad de pasos que salen a la calle, donde dos de ellos, “Santa Vera Cruz Lignum Crucis” y “Nuestra Señora de la Vera Cruz”, acaparan una enorme expectación, ya que son llevados a hombros por un gran número de hermanos cofrades de la Vera Cruz, ayudados a su vez por miembros de las distintas cofradías. La calle Mayor, en el punto conocido como los cuatro cantones, adquiere un protagonismo especial, donde se concentra gran cantidad de público para contemplar como el trono de la Santa Vera Cruz Lignum Crucis es elevado con el fin de sortear dichos cantones, debido a las grandes dimensiones del paso. Destacar también, el hermoso canto de una soprano hacia nuestra Señora de la Vera Cruz desde un balcón muy cercano.

Imaginería

El Lavatorio

La Sagrada Cena del Señor

Oración en el Huerto

Las Lágrimas de San Pedro

Cristo Atado a la Columna

Coronación de Espinas

Jesús Crucificado de San Pablo

San Juan

Yacente

Nuestra Señora de la Vera-Cruz

Santa Vera-Cruz - Lignum Crucis