Cofradía Jesús Nazareno

Viernes Santo | 11 h.

Los Pasos

Recorrido
Capilla de Jesús Nazareno - Plaza de San Pablo - Santo Domingo de Guzmán - Santa Teresa de Jesús - Plaza de la Inmaculada - Santo San Pedro - Mayor Antigua - Doctrinos - General Amor - Plaza de Isabel la Católica - La Cestilla - Don Sancho - Joaquín Costa - Plaza de la Sal - Plaza Mayor - Travesía del Secretario Vázquez - Ignacio Martínez de Azcoitia - Mayor - Plaza de León - Plaza de San Pablo - Capilla de Jesús Nazareno.

Actos
[11:00] Salida. Capilla de Jesús Nazareno.
[12:10] Saludo al Cristo de Medinaceli. San Miguel.
[13:30] Ofrenda Floral por los difuntos. Plaza Mayor.
[14:20] Saludo a la Virgen de la Piedad. Iglesia Penitencial de San Agustín.
[15:00] Despedida. Capilla de Jesús Nazareno.

Marcos de Interés
[11:45] Plaza de la Inmaculada.
[12:20] C/ Doctrinos.
[12:50] C/ La Cestilla.

Al final de este desfile procesional, que permite ver con la luz de la mañana el alto valor artístico de los conjuntos barrocos, se desarrolla una emotiva despedida entre los pasos de Jesús Nazareno el Viejo, y la Virgen de la Amargura. La despedida se realiza al término de la procesión y frente a la fachada de la Capilla de Jesús Nazareno, en la plaza de San Pablo. Allí se agolpa un numeroso público que observa atentamente y en profundo silencio la despedida de Jesús ante su madre. El Nazareno realiza tres inclinaciones o venias mientras los hermanos de la cofradía, descalzos, portan a Jesús. Frente a ellos se coloca el Nazareno Nuevo que observa como un espectador más, lo que allí sucede. La música marca el final del acto, mientras las imágenes regresan a la Capilla de la Cofradía un año más, tras haber recordado el Calvario que realizó Cristo. Los hermanos siguen el ejemplo de los primeros Cofrades del siglo XVII, marcados por una profunda devoción, por la sobriedad en las formas y por una constante oración.

ESENCIA

Esta primera Semana Santa de 1605 sería de extraordinaria importancia, ya que las ilusiones de los Cofrades estaban puestas en sus primeras procesiones. La Cofradía tenía la intención de salir en la procesión del Viernes Santo de ese año a las dos de la tarde, pero esta hora no les parecía muy oportuna a los cofrades de San Francisco. Para evitar cualquier tipo de enfrentamiento con otras Cofradías, el 16 de enero se celebró un cabildo que acordó la salida a las seis de la mañana. “(…) Por tanto hordenamos que esta nta confradia haga cada año el viernes sancto por la tarde ala unadel dia una procession de Nazarenos por la Ciudad con Cruces aquestas y túnicas y capirotes de vocacin o lienáo negro y no de otra color ni calidad y llebaran todos Rosarios en las manos. (…) Ansi los que llevaren Cruz o luz como los que gobernaren y pidieren vaian cubiertos con sus capillos y sus túnicas ceñidaas con una soga de esparto, y no otra seña alguna siquisieren yr descaláos o con soga al cuello. (…) Ansi los que gobiernan como los que piden y todos los demás, que fueren en la processsion guarden sumo silentio en la yda, y vuelta so pena de una libra de cera por cada vez que hablare y si fuere necesario podrán decirlo al oydo en vos vaxa, y el decilles que anden o sedetengan será tocándoles con la mano y tirándoles de la Ropa”. Como fecha clave en el resurgir esplendoroso de la Cofradía, podríamos tomar el año 1952, o al menos como punto de partida de las nuevas Procesiones del Viernes Santo. Una vez hechos los nombramientos correspondientes para este año, se nombró una comisión “Pro mejor Procesión del Viernes Santo”. La idea surgió el mismo día del anterior Viernes Santo, cuando algunos hermanos entendieron la necesidad de realzar estas procesiones. Para conseguir el fin último que se proponían, y que no era otro que mejorar las procesiones, lo más importantes era disponer de recursos económicos. Cuando éstos parecían considerables, se encargaron varios bocetos a diversos artistas para la adquisición de una nueva imagen de la Virgen de la Amargura. El encargo se hizo al artista Don Víctor de los Ríos, a quien también adquirieron en 1955, por las facilidades que les dio, otra imagen de Jesús Nazareno. Se cambia la denominación de la cofradía, para incluir a la Virgen de la Amargura como copatrona de la misma, y se acuerda que las hermanas no salieran más que en la procesión de la Virgen de la Amargura, el jueves Santo, y en la de la Virgen de los Dolores, el Sábado Santo.

Como manda la regla nazarena, temprano, en Viernes Santo, la cofradía celebrará su devotísima y tradicional procesión de los Sagrados Pasos, donde “procesionan” las seis imágenes propiedad de la cofradía, tres de estas imágenes son portadas a hombros, invitando a las cofradías hermanas de la ciudad a hacer penitencia llevando a N.P. Jesús Nazareno, las otras dos son portadas por hermanos/as de esta cofradía. Ambos Nazarenos deben portarse por hermanos descalzos como manda nuestra regla por respeto y penitencia. Este año como novedad se va realizar un acto en la plaza mayor consistente en una ofrenda floral a los todos los hermanos difuntos que nos precedieron. Al término de la procesión se despide Jesús de su madre en un acto muy emotivo. Tan espectacular y sobrecogedor es ver salir a las imágenes a hombros por la puerta de la capilla como presenciar la llegada de la procesión y la despedida de Jesús a su Madre, donde acercándose lentamente y con un suave balanceo Jesús se arrodilla frente a ella antes de volver a su capilla.

Imaginería

Nuestro Padre Jesús Nazareno

Nuestro Padre Jesús Nazareno con el Cirineo

La Verónica

Erección de la Cruz

Longinos o La Lanzada

Nuestra Madre la Virgen de la Amargura