Cofradía Penitencial y Sacramental de la Santa Vera-Cruz

Sábado Santo | 19 h.

El Dolor

Recorrido
Palacio de la Santa Vera Cruz - Obispo Manuel González - Plaza de San Pablo - Santo Domingo de Guzmán - Plaza de las Carmelitas - Santa Teresa de Jesús - Jorge Manrique - Juan de Castilla - Barrio y Mier - Mayor - Travesía del Secretario Vázquez - Plaza Mayor.

Actos
[17.30] Ofrecimiento del Dolor. Iglesia Conventual de San Pablo.

[19:00] Salida. Palacio de la Santa Vera Cruz.
[20:00] Entrada. Plaza Mayor.

Marcos de Interés
[19:20] C/ Santa Teresa de Jesús.
[19:50] C/ Barrio y Mier.

En primer lugar, a primera hora de la tarde todas las parroquias, cofradías y demás asociaciones religiosas realizan una ofrenda floral a la imagen de Nuestra Señora del Dolor, a modo de pequeño y sentido homenaje, en el que los hermanos rezan y acompañan a su madre en su soledad y dolor. Tras el rezo, y cuando ya la tarde empieza a caer, parte del Palacio de hermanos de la Cofradía la procesión del dolor con la imagen de Nuestra Señora de la Vera Cruz, y se dirige hacia la Plaza Mayor para acompañar al resto de Cofradías, que esperan ansiosas el comienzo de la Procesión de la Soledad de la Virgen, organizada por otra de las más antiguas cofradías de la ciudad: Nuestra Señora de la Soledad. Una vez que la Virgen de la Vera-Cruz llega a la Plaza Mayor, se da por finalizada la Procesión del Dolor y da comienzo una nueva procesión en la que los hermanos de la Vera-Cruz se hermanan con el resto de cofradías. Todas juntas, acompañan a su madre en sus distintas advocaciones, que llora desconsoladamente por la muerte de su hijo, mientras espera con ansia los primeros rayos de sol del Domingo de Resurrección, donde el luto será sustituido por la alegría de Jesús resucitado.

ESENCIA

La PROCESIÓN DEL DOLOR tiene lugar en la tarde del Sábado Santo y es organizada por la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz. Aunque es una procesión relativamente nueva, tiene sus orígenes en el discreto traslado de Nuestra Señora del Dolor, que se efectuaba antaño tras el Ofrecimiento a la Santísima Virgen desde la Iglesia Conventual de San Pablo al Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad. En la procesión, los hermanos acompañan en el dolor a su madre, como prolongación del Ofrecimiento del Dolor que previamente tiene lugar en la Iglesia Conventual de San Pablo, y en el que participan todas las asociaciones religiosas de la ciudad. Finalmente, se acaba integrando en la Procesión de la Soledad de la Virgen.

Después del acto de la Ofrenda de Flores de la Santísima Virgen de Dolor, Nuestra Señora de la Vera Cruz vestida de riguroso luto al pie de la Cruz desnuda, sale en procesión hasta la plaza Mayor de la ciudad para integrarse después junto con las demás Cofradías a la procesión de la Soledad de la Virgen. Nuestra Señora de la Vera-Cruz después de verla el Jueves Santo vestida de Reina en su paso de palio, cambia totalmente para convertirse en un paso de misterio con la Virgen vestida de riguroso luto y en otro trono llevada por 70 cargadores.

Imaginería

Nuestra Señora de la Vera-Cruz